1 gran ventaja de un ERP en la nube y otras 3 grandes ventajas

Desde que el software en la nube (técnicamente hablando SaaS, de Software as a Service) apareció en el mercado como tecnología, la proliferación de aplicaciones que siguen el modelo ha ido in crescendo hasta convertirse en la opción más frecuente.

Esto es debido a los beneficios que ofrece al usuario, pero de entre todos ellos hay 1 principal que supone la gran razón del triunfo del paradigma SaaS. Veamos porqué.

 

Reducción de costes para el usuario

De todos los motivos que explican el éxito del software en la nube, éste es, sin duda alguna, el que anticipaba desde el principio su llegada para quedarse. Presentamos 2 enfoques para entender lo profundo de este cambio:

  •  Traslación de inversiones al fabricante del software: al igual que ha ocurrido en otros sectores, la tendencia ha ido trasladando la carga «pesada» del proceso productivo hacia el especialista, dejando que el usuario final solamente consuma la parte final del producto o servicio. Este mismo esquema se ha ido produciendo a lo largo de los tiempos en casi todo, por ejemplo en bienes de consumo, industria, servicios profesionales, etc. Parece lógico que sea el experto el que invierta en infraestructura, en su mantenimiento y en su operativa, comercializando únicamente el resultado del proceso. Pues lo mismo se ha aplicado al software en los últimos años con la llegada del SaaS.
  • Multitenancy: lo anterior no sería suficiente de por sí, porque el fabricante se vería obligado a repercutir los costes a sus clientes de alguna manera, es decir, que en este sentido sería indiferente quién hiciese la inversión de la infraestructura. La gran diferencia estriba en que, al ser el fabricante el que controla el hardware, es capaz de optimizar los recursos y utilizar una misma máquina para servir a varios clientes, lo que se denomina multitenancy

 

Multidispositivo, multiplataforma, conectividad

Por supuesto, la otra gran ventaja e innovación que ha traído la nube es la capacidad de acceso en cualquier momento y desde cualquier lugar con conexión a internet. En paralelo, con el desarrollo de la tecnología móvil por parte de múltiples fabricantes, la conectividad abarcó también diferentes plataformas y dispositivos. En el artículo sobre Transformación digital a través del Modern Workplace puedes ver el sentido amplio que da Microsoft actualmente a este concepto.

 

Sin instalaciones

Otra de las ventajas importantes es que el software se entrega ya instalado en el servidor, el cual, recordamos, estaba en manos del fabricante. Esto significa que ya no hay que hacer procesos de instalación, que suelen ser tediosos y en muchos casos, complejos, dando lugar a potenciales errores y pérdidas de tiempo.

Con este nuevo modelo, la aplicación solo requerirá unas configuraciones o parametrizaciones iniciales y, a lo sumo, una primera carga de datos.

Así, como en el caso de next, podemos entregarle al cliente un completo ERP como es Dynamics NAV de Microsoft en apenas 1 semana desde que el cliente lo requiere. Este hecho, hace tan solo unos años, sería pura magia…  

 

Siempre en la última versión

Lo mismo que hemos dicho en la sección anterior se aplica a la actualización de la aplicación. Sabemos que una vez que se adquiere un software, o una licencia de acceso al mismo, lo habitual es que el fabricante nos entregue periódicamente revisiones, ya sea por incorporación de nuevas funcionalidades, por corrección de fallos, por adaptación a nuevas normativas, etc.

Más allá de que estas actualizaciones hubiese que instalarlas, y que ahora resulta inocuo el proceso para el cliente al hacerlo directamente el fabricante, ponemos el enfoque en que con este modelo todos los usuarios se encuentran actualizados a la última versión de la aplicación, lo cual supone una ventaja para todas las partes. Para el cliente final por supuesto, pero también para el fabricante.

Este proceso, en el modelo SaaS, ha ido cambiando la estrategia de actualización de los fabricantes, haciendo entregas mucho más frecuentes y más livianas, lo cual redunda en que el usuario no tenga que padecer grandes curvas de aprendizaje cada año, en el lanzamiento de la siguiente versión. Más aún al contrario, con este sistema, lo que percibe es un producto en continua mejora y de cuya evolución constante se le está haciendo partícipe.

 

Y tú, ¿ya tienes alguna experiencia trabajando con un ERP en la nube? ¿Alguna opinión que quieras compartir? ¡Te escuchamos!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *